Zapatos talla barco

Hace un par de años le perdí el miedo a realizar comprar por internet. Gracias a que ya pude hacerme de una tarjeta de crédito para solventar algunos gastos online, se me hizo mucho más fácil el poder comprar en Amazon y otros sitios asociados. También en otros donde no era necesario tener una tarjeta de crédito, sino que bastaban con el de una cuenta Paypal.

El hecho es que hará cuestión de un mes me puse a revisar imágenes, y llegué a una página de compras por internet. Al parecer, se trataba de un servicio que te aseguraba que el pedido te llegaba hasta la puerta de tu casa, con 100% satisfacción garantizada, y sin pagos ocultos. Dado que aceptaban el medio de pago Paypal, opté por probar un poco de este servicio.

Realicé la compra de un par de zapatos. A decir verdad, es el primer accesorio, o de ropa en general, que compro por internet (antes habían sido básicamente libros y otras chucherías). No sabía bien mi talla así que sufrí un poco con las americanas e inglesas, pues aquí en Perú la escala es otra, me emocioné, compré y listo. Quedó solo esperar. Me llegó un código de tracking.

Me emocioné, revisé mi correo, y todos los días me ponía a ver el grado de avance de mis zapatitos. Eran uns Florsheim Imperial que de tiempo quería comprar. Al cabo de casi 3 semanas llegó el artículo. Llegaba del trabajo y en mi casa me avisaron que había una caja para mi. Subí acelerado a abrirla, con cuidado. En mi cuarto. Solo. Habían llegado mis zapatos.

Grande fue mi sorpresa cuando luego me di con la triste realidad que soy muy malo para elegir este tema de tallas por internet. Eran demasiado grandes, y el empeine era casi un Titanic. Este par de barquitos. Igual me los pobré. Demasiado grandes, era visto a distancia. No solo eran una talla o casi 2 por encima de mi talla real, sino que había pasado muy por alto el dato de la talla del empeine, era colosal, demasiado grande. Error… a devolverlo.

Intenté por todos los medios poder hacer mi voz para que me cambien el producto. Los spameé oor Twitter, abrí un caso en su web, les escribí un correo, etc. Nada. Todo eso que parecía genial al final no pudo ser. Escribir esto aquí me es una especie de catarsis y espero que de algo sirva a fin de dejar el tema atrás, luego de ya hacerme puesto a la mala los zapatos, usando una media bien gruesa debajo de mis medias negras de algodón. Aún así demasiado grandes. Me las puse solo hoy (ayer, porque es madrugada del miércoles) y ya las he guardado de nuevo en su caja. Creo que lo dejaré como un recuerdo de lo que pudo ser. Mientras tanto, esperaré a algún conocido que tenga esas especificaciones tallísticas y guste de engreir a sus pies. Me los he puesto una sola vez, y creo que será la última, adiós dinero :c

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *