Category Archives: Saliditas

Lo que vi en el cine hasta el 03 de noviembre

Puede que esté solo o acompañado, aunque prefiero que sea esto último, pero si hay una afición que tengo muy latente en mi, afición que comencé junto a una amiga, es la de ir a los cines. Hace poco estuve yendo mucho, necesitaba distraerme y desquitarme del que no lo haya estado haciendo con la frecuencia que quisiera.

Aquí les dejo algunas impresiones de lo último que vi:

8 Minutos antes de morir (Recomendada)

No es LA película pero la trama propone algo distinto a lo que vamos viendo últimamente en el cine, es decir: pura basura y tramas repetidas. Aunque deja algunos vacíos y genere confusiones a algunos hasta pasada la mitad de la misma, tal vez para mantener el suspenso, es una película que recomendaría ver tranquilo y comiendo canchita en el cine. Acompañado mejor.

Las Malas intenciones (Pésima)

Horrible. Aunque algunos quieran verle más el fondo de lo complejo y apreciable de esta película que confabula una realidad histórica a la par en Lima mientras la personaje principal lucha con sus fantasmas e ilusiones sin ser buena ni mala, es una película que no recomendaría ver, demasiado difusa y que te deja con la sensación de haber pagado tu entrada por las puras.

Detrás de las paredes (Recomendada)

Aunque con trama un tanto predecible que se anda explotando mucho últimamente, es una película que te deja pensando un poco en alguno detalles que pueden estarse escapándote. La ves y no dejas de recordar películas similares como “Isla Siniestra”, aunque con algunos matices distintos al añadirle fantasmas, un poco de drama y hasta acción. Recomiendo verla en el cine y acompañado.

Actividad Paranormal 3 (Regular)

Fui a ver esta película por recomendación de un amigo y terminó decepcionándome. Se trata del clásico tipo de películas que solamente logra sobresaltar usando el efecto de sonidos fuertes y violentos cambios de imagen o de cuadro. No logra mantener ninguna clase de suspenso, aunque tiene una trama un poco más armada que sus antecesoras. Hasta parece comedia por ratos.

Los Tres Mosqueteros (Recomendada)

Una película con gran cantidad de efectos, un ligero toque de drama, mucha acción de la edad media y trajes majestuosos. Es medianamente predecible y con ligeros toques de humor bien trabajado que matizan la película dándole el toque interesante. Si quieren centrarse en la película, recomendable es ir solo, caso contrario igual se puede disfrutar pues no resulta compleja para nada.

El Guachimán (Pésima)

Salvo el hecho que es capaz de sacarte un par de sonrisas, las escenas de supuesto humor no están bien actuadas y algunas han sido llevadas al extremo de lo ridículo. Rescatable es el hecho que al menos no es la típica película peruana donde solo hay groserías, pero sí hay un ligero contenido sexual y para adultos, por lo que recomiendo no ir con compañía ni sin ella. Véanla en su casa si tienen curiosidad.

Contagio (Regular)

Esta película pudo trabajarse mejor. La trama está muy bien armada pero no ha sido ordenada para nada, se dejan muchas cosas al aire y el nudo es demasiado prolongado con un final que no me termina de convencer, y no soy el único. Esperaba un poco más, pero de todas maneras no está mal verla para pasar el rato, aunque no se trate de nada fuera del otro mundo ni una temática nueva.

Salida del mal

De mí no se sabrá que soy una de aquellas personas que andan estando de fiesta en fiesta todos los fines de semana. En realidad creo que recién fue en mis dos últimos semestres universitarios donde comencé con las salidas sabatinas, tal vez como un mero efecto nostálgico para tener algo que recordar con el grupo de personas, muchos de ellos amigos, con el que me tocó compartir aulas.

Este fin de semana fue especial y es que siendo sábado (siete de agosto) se propuso una salida algo inesperada. No tenía previsto salir a ningún lado, pero una llamada que me tomó a medio sueño, en medio de una larga siesta, me hizo ponerme en tono como para aprovechar la noche para tomar unos tragos y disfrutar un poco antes que se tornen incesantes los trajines relacionados con la graduación (ah, no les conté que terminé la uni, bueno, de eso hace poco).

Así fue que me desperté, tomé un duchazo de agua caliente, para evitar que el frío invierno congele mis extremidades de viejo, y salí. Tuve que tomar un taxi para poder llegar no tan tarde. La llamada inicial se había hecho hace más de 3 horas. Aunque esperaba encontrar más gente desconocida, debo aceptar que a casi todos los presentes, seis en total, los llevaba bien.

El punto de reunión era un karaoke de una avenida perpendicular a la calle de mi universidad, que se impone casi paralelamente a otra, de aspecto medianamente alegre, a pesar de su poca actividad. El karaoke tiene como recibidor una escalera directo a la puerta que vigilaba aquel día un guardia de seguridad de no muy buen talante. El trabajo es a veces una obligación y jode más cuando a veces otros se diviertan a costa del aburrimiento de uno.

Continue reading

La salida de fin de semana

Aprovechaba para salir con mi enamorada esa vez. Habíamos quedado en que iría antes para que fueramos al cine pero, por algún motivo, que es irrelevante en estos momentos, no se pudo dar y al final terminé llegando a casa de su prima (con quien también iríamos) cerca a las 10:30. Debo anotar que el camino hasta allá había sido poco más que desesperante dado algún carrito malogrado en plena vía Evitamiento.

Al llegar tomé un mototaxi (una especie de vehículo motorizado con alto riesgo de vida) que me llevó hasta un lugar más cercano a la casa de la prima (a la cual solo llamaré C, C de Cyndi xD). No recordaba con exactitud dónde es que quedaba la casa, me refiero a cómo era (y el número), pero por suerte sí recordaba que a la entrada había un gran árbol que daba una sombra enorme a la entrada de la casa. Gracias a este vago dato en mi memoria logré llegar.

Toqué la puerta, sin éxito. Llamé al celular que me habían dado en caso de que quisiera comunicarme, entré. Saludé al hermano de mi enamorada y a su primo (no puedo dejar de mencionar que el primero me miraba como cualquier hermano mira al enamorado de su hermana: con aversión). Me entretuve jugando Crash Car en el PS2 del hermano de C (con el hermano de C) mientras mi enamorada, su prima y su mamá cuchilleaban entre risitas y susurros quién sabe qué cosas de mujeres (de aquellas que un hombre en su vida jamás se entere).

No pasó mucho rato (lo mido en unidades de tiempo: 3 carreritas de Crash Car, que perdí) hasta que mi enamorada (Y), su prima (C) y la mamá de ésta última salieron del cuarto (contiguo al comedor, donde me encontraba jugando) para disponernos a salir (bueno, solo su prima, ella y yo).

Continue reading

Celebración de año nuevo 2009

O al menos eso es lo que cualquier persona con algo de dignidad y ánimos de divertirse (también amigos y dinero por supuesto, o amigos con dinero, da igual) aspira para las celebraciones de fin de año. Les comento que el año pasado no fue la excepción y anduve por alli en una fiestita (en realidad fue a una discoteca) que salió sin estar planeada.

Este año pensaba repetir el plato. Así es, me dije a mi mismo ‘sin planes hasta fin de año, de manera que me voy a lo que más diversión me lleve’. Considerando que tenía algo de dinero, esperaba disfrutarlo al máximo, pero no.

Confieso que me joden como no tienen idea las saliditas a la playa para año nuevo ¿por qué? La chuscada pues, todo el mundo se va a la playa ¿y? Pues la playa para comenzar no me gusta, segundo es que esas salidas son como los clásicos campamentos donde no faltan los alucinados que se alucinan que saben tocar guitarra, luego los borrachosos que la quieren hacer de chongueros e irse a nadar, las flacas que pierden la noción de si son o no vírgenes, etc.

En fin, creo que se entendió el punto: playitas de campamento NO. La otra alternativa es la familia, la cual queda descartada de plano ¿por qué? Ya me tuvieron en Navidad, tampoco hay que ser golosos, debo darles a otros también la oportunidad que disfruten de mi compañía (?).

No, sino que la familia … es la familia pues. Ya luego les diré por qué.

Resumiendo, al final por esperar ‘los planes al azar’ no salí a ningún lado, tenía por alli dos invitaciones con amigos de la uni pero a esos ya los había visto, y la otra invitación era con mis otros patas pero esos andan misios nomás.

Continue reading

Hubo un año nuevo …

Hay un año nuevo que recuerdo con mucho pesar. Habían pasado solo unos meses desde mi ingreso a la uni (en agosto del 2003) y ya en diciembre con las fiestas navideñas y la aprobación de cursos, no me caracterizaba necesariamente por mi afinidad hacia las fiestas.

(Esta foto la googleé por siaca xD, nada tiene que ver conmigo)

Me había alejado un poco de mis amigos de la promoción porque mi preparación para la uni había implicado estar algo ‘focalizado’ (nerd, encerrado, etc.), de manera que anduve bastante solito.

Se acercaban las fiestas de año nuevo (pasadas las aburridas navideñas) y no tenía plan alguno. Mi hermano menor por su parte había quedado con sus amigos del colegio (promoción) en una fiesta en casa de uno de sus compañeros (no sé si era necesariamente su amigo, pero de que ponía la casa, la ponía). Mi papá y mi mamá tenían planeado salir a casa de una tía (llevando consigo a mi otro hermano, el más chiquito, llamado Toñito) donde se organizaría una especie de reunión (así le llaman los adultos al equivalente juvenil de juerga) de año nuevo.

Aún yo no tenía planes y anduve dando vueltas todo el día en la casa. Misio, solo y aburrido, ya eran las 10 pm y la gente se disponía a salir, se cambiaban, se perfumaban, etc. y yo aún igual, sin nada preparado.

Llegaron las 12 de la medianoche, la gente hizo la clásica cuenta regresiva que me desespera y enferma y luego de una breve cena, cada uno enrumbó hacia su reunión.

Continue reading

Cronología de una chupeta imprevista

7:30 pm: Apago mi PC y salgo de mi casa rumbo a mi clase de Taller de Ing de Software con el Ing. Antaurco, llego al paradero a los dos minutos y me topo con 3 delincuentes, me quedaron solo mirando y tuve prácticamente que presenciar como robaban a un taxi en el cruce de un semáforo, desgraciadamente no pude hacer nada. Cobardo pero vivo, no soy estúpido como para irme contra 3.

7:49 pm: Llego al cruce de Habich con la Túpac Amaru luego de tomar 2 coasters, a 0.50 céntimos cada pasaje (son tiempos difíciles y hay que ahorrar). Un par de minutos después de esperar inútilmente el carro me decido a caminar el tramo hasta la entrada de la puerta más cercana a mi facultad (que no es la 6 a esa hora ya que se puede tornar peligrosa xD).

7:58 pm: Llego a la puerta 5 y a paso apurado me dirijo a mi Laboratorio de Taller. Media hora después no había rastro de mi profesor, y mi grupo del curso contaba con la ausencia casi predecible de Verónica.

8:30 pm: Camino a la puerta 5 acompañado de Javier, uno de los miembros de mi grupo de Taller, me encuentro con un amigo de Ciencias, mi ex-facultad, a quien había llamado 15 minutos antes para avisarle que estaría en la fiesta de la facultad de Electrónica a las 10pm. Ahora era solo a las 8:30 dado que no hubo mi clase de Taller (o al menos eso creo xD).

8:45 pm: Estoy a 5 metros del escenario del grupo Kaliente (sí, el de Iquitos, Perú) con otros amigos de Ciencias, ya había una caja en el piso, que duró media hora pues la redondela misteriosamente creció (contándome).

Continue reading