Category Archives: Vida diaria

Taxi Perú Remisse: Mal servicio en mis experiencias

Por temas de seguridad muchas veces he optado por movilizarme en taxis pagados por estas empresas remisse de servicio contratado. En lugar de andar tomando cualquier taxi, prefiero pagar un par de soles más, por decirlo de alguna forma, en lugar de arriesgarme a que me roben o asalten, sobre todo en estas fechas cercanas a fin de Año y de Navidad.

Uno de los servicios que había venido usando es el de Taxi Perú Remisse, una empresa que me parecía seria y que había visto en algunos anuncios. La contraté un par de veces y me pareció responsable. Sin embargo, de a pocos, con el pasar de los meses, el servicio de Taxi Perú Remisse se fue haciendo cada vez peor.

Primera mala experiencia

28 de Julio de 2013. Fiestas Patrias en Perú. Promediando las 10:17 pm realicé la llamada a Taxi Perú Remisse para un servicio de taxi desde San Martín de Porres hasta Chorrillos, servicio ya contratado antes con ellos mismos. Programaron el servicio para 10:45 pm.

Dieron las 11:44 pm y recibí una llamada del Call Center (994-017-227) donde un joven identificado con nombre Diego Canales me indicó: “La unidad demorará un poco más”. Si bien no se disculpó, lo hizo cuando al menos le dije que me esperaba eso. Reprogramó el servicio para las 11:30, casi una hora después. Así que seguí esperando.

A las 11:40 pm, 10 minutos después de la hora en que supuestamente llegaría la unidad, llamaron a la puerta preguntando por mi nombre. Era la unidad de taxi. Salí, y el chofer ya regresaba a su asiento. ¿Saludar? Para nada. ¿Abrirte la puerta? Uhmmmm, no. ¿Disculpas por la tardanza? Pues tampoco, sin explicaciones solo se limitó a decir: tengo entendido que ya lo llamaron indicando que llegaría tarde.

Modales muy pobres, y esperaría que evalúen a la gente que se encarga de hacer el servicio de taxi, para que entiendan que no trasladan paquetes sino personas, que exigimos algo de respeto.

Llamé de nuevo al servicio para quejarme o solicitar que me indiquen con quién hablar pero el joven del Call Center me indicó que allí solo se realizaban las programaciones del servicio, nada más. Busqué en toda su página web el libro de reclamaciones. No tuve éxito. Así que ya cansado, pero aún decepcionado, envié como catarsis un mail con el reclamo, el mismo que jamás respondieron, a los correos info[@]taxiperuremisse.com, mlara[@]taxiperuremisse.com, evillar[@]taxiperuremisse.com, reservas[@]taxiperuremisse.com. Brillaron por su ausencia.

El servicio fue malo pero una mala experiencia la tiene cualquiera. No pensé que podría ser peor.

Segunda mala experiencia

24 de Octubre de 2013. El chofer que se encarga de movilizarme se había ido de viaje, así que decidí optar por uno de estos servicios. Eran alrededor de las 2:30 am. Era tarde así que decidí ser bastante claro en mi mensaje porque entiendo que algunos responsables del Call Center pueden estar con sueño.

Era imperativo que el servicio no sufra retrasos dado que se trataba de una terapia de rehabilitación que ando siguiendo y dos faltas o tardanzas me significaban la cancelación del mismo. Por eso decidí llamarlos. El servicio: De San Martín de Porres al Centro de Lima (Clínica Internacional). El monto indicado por la señorita: S/. 15 (quince nuevos soles, ojo aquí).

La señorita del Call Center de Taxi Perú Remisse me indicó que verificaría la disponibilidad de unidades para las 7:20 am, hora que había solicitado para el servicio. Diez minutos después, según lo acordado, recibí la llamada de la señorita indicándome que habían unidades disponibles y que la unidad llegaría 10 minutos antes, por lo que me pedían no tardar si la unidad llegaba rápido, para no demorarles otros servicios programados (ok…).

A las 6:50 am recibo la llamada de una señorita indicándome que la unidad de Taxi Perú Remisse ya se encontraba llegando. 7:00 am recibo otra llamada de la misma señorita diciéndome que la unidad se encuentra afuera esperando. Me apresuré (porque aún así estaba muy antes de lo previsto, pero quise ganar tiempo).

Cuando ya estoy bajando para salir por la puerta, recibo dos llamadas en simultáneo, y decido contestar la última en timbrar (error), pensando que se tratarían de llamadas del chofer y de la chica del Call Center. Al parecer eran de la primera chica del Call Center y de otra encargada (tal vez su supervisora o coordinadora de alguna clase).

Textualmente me dijeron tras preguntar por mi nombre, algo como esto: El monto que le han indicado está mal. Le han dicho S/. 15 pero ESA no es la tarifa. (léase con voz moderamente elevada, algo alterada y nerviosa, tal vez luego de una llamada de atención, era otra chica distinta a la voz amable del Call Center). Indiqué: Buenos días ¿está molesta? ya estaba a punto de subir a la unidad, y yo no tengo la culpa ni por qué afectarme por sus descoordinaciones internas, así que no necesita alterarse. A continuación la respuesta bastante inesperada fue: ¿VA A CONTRATAR EL SERVICIO? Porque no voy a traer una unidad desde la avenida X solo por 15 soles. Le consulté: “¿Cuál es la tarifa final entonces?“. Me respondieron aún con voz alterada (y evidentemente apurada): “25 NUEVOS SOLES“. Si bien está igual elevada y no tenía margen de negociación hubiera podido pagar el servicio por lo apurado que estaba (en mente estaban mis terapias, la hora y el tráfico). Sin embargo respondí: “No, gracias“. Lo siguiente fue que me tiraron el teléfono. El taxi arrancó rápidamente segundos más tarde.

Por suerte había otro servicio de taxi disponible con una aplicación móvil que me ofreció llevarme luego de llamarlo, llegaron bastante pronto y con un servicio que me costó 20 nuevos soles.

Tercera mala experiencia

Aunque esta no fue una mala experiencia directamente con el servicio de transporte, sino con el servicio al cliente, fue tan pésima experiencia que me he prometido a mi mismo no volver a contratar el servicio de esta empresa, que por suerte ya vengo solventando con otro par de opciones de empresas que van dando la talla.

Esta mala experiencia se dio cuando envié un correo a las direcciones que figuran en la página de Taxi Perú Remisse solicitando algún formato digital o el lugar donde podría encontrar el libro de reclamaciones, Indecopi indicó que igual deberían tener uno. Tras varios correos de idas y vueltas, donde solo se limitaban a solicitarme mi código de cliente, finalmente me mandaron a volar.

Hasta ese momento no entendía de qué se trataba, a qué código se referían, dado que cuando contrato el servicio solo me identifican por mi número de teléfono y más nada. Más tarde pasé a entender que el código al que se referían era solo para clientes corporativos. Por lo que infiero: Clientes particulares no son clientes. Y con este correo saquen sus propias conclusiones:

 

Si van a contratar este servicio de Taxi Perú Remisse piénsenlo dos veces. Yo ya haré mi queja formal a INDECOPI porque me parece un abuso que se les ocurra tratar a la gente como si fuera cualquier cosa, y encima sin libro de reclamaciones.

Zapatos talla barco

Hace un par de años le perdí el miedo a realizar comprar por internet. Gracias a que ya pude hacerme de una tarjeta de crédito para solventar algunos gastos online, se me hizo mucho más fácil el poder comprar en Amazon y otros sitios asociados. También en otros donde no era necesario tener una tarjeta de crédito, sino que bastaban con el de una cuenta Paypal.

El hecho es que hará cuestión de un mes me puse a revisar imágenes, y llegué a una página de compras por internet. Al parecer, se trataba de un servicio que te aseguraba que el pedido te llegaba hasta la puerta de tu casa, con 100% satisfacción garantizada, y sin pagos ocultos. Dado que aceptaban el medio de pago Paypal, opté por probar un poco de este servicio.

Realicé la compra de un par de zapatos. A decir verdad, es el primer accesorio, o de ropa en general, que compro por internet (antes habían sido básicamente libros y otras chucherías). No sabía bien mi talla así que sufrí un poco con las americanas e inglesas, pues aquí en Perú la escala es otra, me emocioné, compré y listo. Quedó solo esperar. Me llegó un código de tracking.

Me emocioné, revisé mi correo, y todos los días me ponía a ver el grado de avance de mis zapatitos. Eran uns Florsheim Imperial que de tiempo quería comprar. Al cabo de casi 3 semanas llegó el artículo. Llegaba del trabajo y en mi casa me avisaron que había una caja para mi. Subí acelerado a abrirla, con cuidado. En mi cuarto. Solo. Habían llegado mis zapatos.

Grande fue mi sorpresa cuando luego me di con la triste realidad que soy muy malo para elegir este tema de tallas por internet. Eran demasiado grandes, y el empeine era casi un Titanic. Este par de barquitos. Igual me los pobré. Demasiado grandes, era visto a distancia. No solo eran una talla o casi 2 por encima de mi talla real, sino que había pasado muy por alto el dato de la talla del empeine, era colosal, demasiado grande. Error… a devolverlo.

Intenté por todos los medios poder hacer mi voz para que me cambien el producto. Los spameé oor Twitter, abrí un caso en su web, les escribí un correo, etc. Nada. Todo eso que parecía genial al final no pudo ser. Escribir esto aquí me es una especie de catarsis y espero que de algo sirva a fin de dejar el tema atrás, luego de ya hacerme puesto a la mala los zapatos, usando una media bien gruesa debajo de mis medias negras de algodón. Aún así demasiado grandes. Me las puse solo hoy (ayer, porque es madrugada del miércoles) y ya las he guardado de nuevo en su caja. Creo que lo dejaré como un recuerdo de lo que pudo ser. Mientras tanto, esperaré a algún conocido que tenga esas especificaciones tallísticas y guste de engreir a sus pies. Me los he puesto una sola vez, y creo que será la última, adiós dinero :c

Revisión de metas del 2012

Qué verguenza! Ya estaba postergando demasiado esto y solo me queda dar la cara por mi demora y por el incumplimiento de algunas metas que no pude cumplir. Sin embargo, ya tampoco es solo cuestión de llorar sobre la leche derramada, sino ponerse a trabajar de una vez para comenzar a cumplirlas todas. Esta vez el año será un poco más intenso y ya no me daré espacio para lamentos, a ordenarse de una vez.

  • Certificación: PMP.Obtenida dentro del plazo dado (programada para junio, completada en marzo).
  • Tesis y título:Llevo solo avanzada la carátula. Este año es obligatorio, esta vez no hay peros (no completada).
  • Aumentar mi sueldo en un 75%. Listo, meta completada, por suerte Google puso también de su parte.
  • Ascender al menos dos rangos.Pasé de ser un cachimbo de 5ta categoría con potencial a senior. Bien.
  • Publicar al menos 360 artículos.No creo haber llegado ni a la cuarta parte de esa meta. Este año a subir el ratio.
  • Ahorrar 200 anti-coins.El total de ahorro fue de solo 80 anti-coins, por desgracia no llegué ni a la mitad de mi meta.
  • Leer Tips HBR 3 veces/semana.Lo abandoné en temas de lectura, creo que este año no renovaré mi membresía a la revista de Harvard.
  • Bajar a 17% mi porcentaje de grasa.Me excedí en Navidad y Año nuevo, sino hubiera llegado a mi meta, muy mal por mí.

Ya ni modo, luego publicaré mi post con mis metas para este año, que ya está corriendo así que tengo que ponerme a correr de una vez.

Metas 2012

Comienza un nuevo año. Algunas cosas han ido cambiando más que otras (qué noticia!) y lo cierto es que a fin de irme ordenando en base a mis metas es que decido crear este post, bastante (anti)personal, como una forma de imponerme algo de lo cual quede constancia no solo evidenciada ante mi, sino que me permita establecer plazos que deba cumplir sí o sí.

A lo que voy. Mis metas para este 2012 se orientan a diversos temas. Sin embargo, las más tangibles las listo a continuación (incluyendo la dificultad, en una escala del 1 al 5, y el plazo máximo en que deberá ser alcanzado):

  • Obtener la certificación PMP. Esta certificación se me hace muy necesaria porque un tiempo estuve muy empeñoso y la auditoría me retrasó un poco, pero aprendí también mucho. (Dificultad: 3. Plazo máximo: Junio)
  • Presentar la tesis y titularme. Este sí es un reto importante, espero poder cumplir al menos con tener lista mi tesis de Ingeniería de Sistemas y no seguir aplazando más este tema. (Dificultad: 5. Plazo máximo: Noviembre)
  • Aumentar mi sueldo en un 75%. Esta sí es complicada, ya que no depende enteramente de mi sino también de mi centro de trabajo, aunque en base a mi desempeño, pero también otros factores. (Dificultad: 3. Plazo Máximo: Diciembre)
  • Ascender al menos dos rangos. En el trabajo de momento soy Consultor Junior, osea, un cachimbo de 5ta categoría, la idea es subir un par de niveles, a Consultor y luego a Consultor Semi-Senior. (Dificultad: 4, Plazo Máximo: Noviembre)
  • Publicar al menos 360 artículos. He dejado muy de lado mi blog de Tecnología, así que la idea de esta meta es establecer una cantidad que suponga una frecuencia de publicación de al menos un artículo por día. (Dificultad: 4. Plazo Máximo: Constante hasta diciembre)
  • Ahorrar 200 anti-coins. Dado que no pondría cifras aquí, la idea es proponerme ahorrar un mínimo de 20 anti-coins por mes. Nada de cifras que no pueda cumplir, pero es momento de ser más estrictos con mi nivel de gastos. Esto será difícil (Dificultad: 4. Plazo Máximo: Constante hasta diciembre)
  • Leer Tips HBR 3 veces/semana. El blog de Harvard Business Review tiene muy interesantes tips de Gestión. Ya instalé la app en mi iPhone y espero poder revisarlo al menos 3 veces por semana, sino todos los días. (Dificultad: 1, Plazo Máximo: Constante hasta diciembre)
  • Bajar a 17% mi porcentaje de grasa. El año pasado logré bajar de peso alrededor de 20 kilos luego de un sobrepeso muy perjudicial. Sin embargo mi % de grasa aún es de 20%, la meta es bajarlo a 17% antes de Navidad. Esto implica comer sano y hacer ejercicio (Dificultad: 2. Plazo Máximo: Noviembre)

Esto ayudará a que tenga mis metas en perspectiva. Tal vez luego me haga un Excel con un to-do list de las cosas que debo ir avanzando, a fin de ponerme el mes del plazo final a querer cumplir con todo, especialmente lo que implica actividades constantes hasta fin de año. Sumarizando tengo lo siguiente:

  1. Metas muy difíciles: 1
  2. Metas difíciles: 3
  3. Metas neutrales: 2
  4. Metas simples: 1
  5. Metas fáciles:1

Espero que Uds. también se propongan metas para este año, así todos vemos al final cómo nos fue. Ojalá no nos excusemos como bien lo demuestra el siguiente diagrama de Cinismo Ilustrado.

Condenado a añadir comentarios a la defensiva

Siempre recordaré la frase de un viejo amigo de varios años, desde la academia hasta la universidad. Esta era algo como: “No lo tomes a mal pero es increíble la facilidad que tienes para hacer sentir mal a las personas con tus comentarios. Descuida, sé que son sin querer.” Queriendo o no, lo que sé es que muchas de las cosas que digo siempre son tomadas no muy a bien, por no decir que enteramente a mal, esto me ha llevado siempre tener que añadir comentarios a la defensiva para aclarar cualquier interpretación inadecuada de lo que dije.

¿A qué viene todo esto? El día de hoy estaba conversando con una amiga que me presentó a sus dos compadres, esposo y esposa. Al señor, joven aún pero con 2 hijos, ya conocía de hace varios años atrás, y creo que no me recordaba pues era tiempo sin vernos, años… y en ese entonces tenía un sobrepeso bastante notorio, sin mencionar el hecho que nos habíamos visto solo un par de veces por un par de minutos. Pues bien, el señor me saludó y añadió el comentario: “Un gusto conocerte.” Yo me reí diciendo: “¿Un gusto? Pero si ya nos conocemos. No me recuerda creo.” Será que hablé lo último muy bajo o ni idea… lo último que me acabo de enterar es que él y su esposa me toman por un malcriado porque mi comentario ha sido tomado en tono irónico, sarcástico y faltoso, además de burlón, por el hecho de creer que no considero un gusto el tener esa persona al frente.

Lo más curioso es que notaba por parte de la esposa bastante reticencia hacia mi persona, además de incomodidad. No sé si será una cuestión de “sangre pesada”, como decía mi mamá, pero lo que sí sé es que sentí por su parte mucho rechazo que no ocultó en lo más mínimo, pues al despedirse, a diferencia del joven que me dio nuevamente la mano, esta vez ya no lo hizo con un beso sino solo un saludo con la mano alejándose.

Lo triste es que no es la primera vez que me pasa algo así, tal vez soy muy impulsivo o demasiado… no sé. Siempre termino en una situación similar y a veces ni siquiera noto lo malo que se puede tomar mi comentario. Una y otra y otra vez me equivoco, y seguirá pasando. Mis amigos me conocen y saben cómo soy y cómo interpretar mis comentarios, por lo que no hay problema allí. El problema radica en que al conocer nuevas personas, siempre tiendo a veces a tener este tipo de dificultades. Pensaré más las cosas antes de decirlas, aunque siento que cuando me callo algo o no lo digo a mi manera soy menos yo y dejo de ser parte de en lo que creo, solamente por intentar ser amable, o no agresivo.

Por otro lado, a veces me da ganas de mandarlos al diablo, pero ya mis terapias de comportamiento me han ayudado a ser menos agresivo socialmente, y yo me considero hasta respetuoso. Tampoco quiero dejar mal a quienes me presentan nuevas personas, tampoco quiero ser visto como un malcriado… pero me jode que se tome siempre a mal lo que digo y no se tomen la molestia de decirme las cosas en mi cara para al menos darme cuenta de mi error, pedir disculpas y aclarar la stuación. Lástima…

Actualización al 13 de septiembre del 2011

Es casi 14 de septiembre porque la medianoche está cerca. Hacía mucho tiempo que no escribía. De hecho, dudo que alguien me lea, pero aún así me gusta leerme después de tiempo. Me gusta verme cometiendo todas las faltas ortográficas que siempre critico al escribir.

Es casi quincena de septiembre y mi vida ha cambiado un poco mucho desde que dejé de escribir, hace más de 6 meses. Publiqué por allí un videito hace poco pero no me animaba a ser yo de nuevo cuando escribía estas líneas. Sin duda alguna, es increíble ver como todo puede variar mucho y mantenerse allí al mismo tiempo, una especie de helicoidal plana.

A ver… por dónde comenzar. Comenzando porque volví a encontrarme con gente que mucho tiempo no veía, conseguí trabajo, y dejé de trabajar, me estafaron, viajé a Brasil, me certifiqué en Oracle, perdí un concurso de blogs (para variar), Google me destruyó el blog, comencé a jugar tenis, etc. Cosas buenas, otras no tantas, pero en balance gracias a Dios, a partir de agosto, de la primera semana de agosto, las cosas comenzaron a ir mejor.

Ha pasado tiempo y extrañaba poder escribir públicamente muchas cosas que antes solo me atrevía a parcializarlas. Tal vez no llegue a ser explícito o detallado, por el tiempo y esfuerzo que conllevaría, pero tengan por seguro que si leen esto, probablemente llegará el momento en que tendrán más. He tenido momentos tristes, muy tristes, pero también últimamente he logrado de nuevo vivir momentos muy felices. ¿Para siempre? Lo dudo. Como alguien me dijo una vez por allí “vive el momento y no te preocupes de los demás”. Aunque les parezca una visión un tanto sesgada, y sin el mayor reparo de prevención a futuro, es muy cierta. A aprender del pasado, dejarle el camino limpio al futuro y vivir el momento, que por algo se llama presente, porque es un regalo.

Cobarde y eterno

Caliente, hierve mi sangre de nuevo al verme impávido otra vez frente al mismo espejo que fue guardado en el baúl de las sonrisas tristes y las lágrimas del océano. Otra vez, tras penosas culpas y nieblas oscuras, mi vista se pierde marginándote, evitando que el muro de asombro que me guiña por sobre el hombro una sonrisa cabalgue en la sombra de mis pensamientos ajenos.

Melancolía en soledad, con versos incompletos y aire a sueño, de princesas transparentes y corazones de glorias pasadas. El caballero aparece esta vez en la noche, con los cristales en la luna y sus manos magulladas. La autoflagelación al alma le ha significado perderse en el mundo de palacios y penumbras, de velas circulares y caminos en espiral.

Sonríe, subiendo a un árbol, trepando con gozo y con locura, casi imperceptible a las penas y los enojos, a los besos y a la rabia, a los ojos, a aquellos ojos y labios tristes, labios de mar y de sorpresa, de nubes y de lluvia, de soles y estrellas. Retumbando una y otra vez desean fundir lo prohibido en una única esencia, por siempre.

En un infinito de pasiones se arremolinan tantos sentimientos que generan una entropía de tal magnitud, que las lágrimas de mil estrellas en un cielo que no escucha, con un universo cobarde como testigo, no se puede esperar más que el deseo por el desierto, donde solo los pasos acompañen con ritmo el compás de un cristal marcado, olvidado y dejado al abandono en la soledad.

El caballero aún cabalga en la noche respirando el verde esperanza…

Novelas que voy leyendo

Hace un tiempo he comenzado a leer y leer, retomando mi hábito de lectura (dejado de lado por la presión universitaria de más textos académicos). Sin embargo no he estado llevando un tracking de las últimas novelas que he estado leyendo, así que aquí listaré los más recientes y luego iré añadiendo las fechas, a fin de tener un registro de lo que voy leyendo.

Libros leídos recientemente

El Inquisidor – Patricio Sturlese

Cámara de Gas – John Grisham

La Sexta Vía – Patricio Sturlese

El Talismán – Stephen King & Peter Straub

El Informe Pelícano – John Grisham

El Cliente – John Grisham

El Socio – John Grisham

Legítima Defensa – John Grisham

Tiempo de matar – John Grisham (noviembre 2010)

Cell – Stephen King (diciembre 2010)

La Casa Verde – Mario Vargas Llosa … Leyendo

Libros pendientes (libros que me he comprado recientemente y aún no leo):

El Rey de los Pleitos – John Grisham

El Paraíso en la otra esquina – Mario Vargas Llosa

La Citación – John Grisham

La Guerra del Fin del Mundo – Mario Vargas Llosa

El Sueño del Celta – Mario Vargas Llosa

Políticamente incorrectos: Destinados al mal menor

El día de mañana, domingo 03 de octubre del 2010, son los comicios electorales en la ciudad de Lima (y en otros departamentos al interior del país). Se trata de una “fiesta democrática”, o alguna tontería similar, donde millones de peruanos se lanzan a las urnas a votar por el candidato de su preferencia, aunque sea muchas veces el mal menor.

No son pocas las veces que se llega a lo mismo. Realmente la gente jamás se encuentra convencida por un candidato (o candidata) de manera completa. Esta vez el ambiente electoral se ha visto empañado por los clásicos trapitos sucios, sobre todo para la alcaldía de Lima. Tenemos a un alcalde cuyo hermano, y el mismo, fue relacionado a una mafia organizada del gobierno vinculado con un ex-presidente corrupto y asesino. Al final este curioso postulante terminó siendo desplazado por una tacha que le interpusieron por no haber vivido en Lima el tiempo mínimo para poder postular a esta comuna ¿qué partido político habrá estado detrás? Ni idea. Al final terminó postulando a una tía actriz que madera de alcaldesa tenía muy poco. Terminó renunciando y entrando su teniente alcalde, que no llegará al 5% según las encuestas.

¿Qué más? Tenemos a un abuelo religioso que no ve con muy buenos ojos a los gays, por lo que de momento habrán varios miles de votos, si es que no millones, que se le irán. Es bastante conservador, sin llegar a ser lo suficientemente radical o de izquierda como la otra postulante a la alcaldía, aka Susy, que ha sido víctima -y tal vez sí aplique el término- de una campaña sistemática por parte de un diario que solía leer. Ha sido tan asquerosa la campaña contra esta señora que hasta ganas de votar por ella me han dado. Sin embargo, el hecho de ser partidaria de la legalización de las drogas, amnistía a varios terroristas y estar vinculada a grupos radicales dizque reformados, entre otras hierbas, hace que se me quiten las ganas.

Su más cercana contendora es una ahora no tan rechoncha señora, ex-postulante a la presidencia de la República, cuyos audios telefónicos fueron intervenidos -el término de moda es en realidad “chuponeados”- por quién sabe quién. El hecho es que en estos audios la tía terminaba mandando todo al diablo, en verdad dijo “al poto”, incluyendo la alcaldía. ¿La razón? Las últimas encuestas no la favorecían del todo. Es más, la señora con su asesor estaban acordando el visitar a la compañía de estadísticas para “mover un poco las cifras” a favor de la susodicha, a fin de no empañar la gran campaña que tenían desplazada, con cantante popular chicha, Tongo, incluido.

El resto de candidatos se reparten un 10% bastante triste, incluyendo votos en blanco y viciados creo. Al final tenemos a Hulk, el helicóptero, Frito Lay, tía Poto, tía roja, huevo duro, etc.

Lo peor es que encima me mandan votar a un lugar de mierda bastante lejano de mi hogar, no sé por qué, al cual no sé ni llegar (o sabiendo, siempre me olvido) y mucho menos a tiempo. Sigo dudando en torno a mi voto, los planes no me convencen del todo, aunque sé que muchos votan/remos sin haberlos revisado siquiera superficialmente. ¿Carisma? A tirar los dados de nuevo para la alcaldía. Favoritas: las tías.

Línea VI

Sinérgicamente incorrecto. Invalorado pero justo. El partir que se encuentra tras esa puerta huye adornando con una lágrima el pórtico que no me atrevo a cruzar y solo camino a paso lento hacia él, deseando que una lluvia de argumentos me alcance antes de llegar. El tiempo no es más mi aliado y, de espaldas a mi, se niega a repetir errores sin solución.

No me quedan ojos parar mirar hacia atrás, donde la eternidad sigue fluyendo infinita, ajena a mi pesar, ajena a mi vano argumento de compartir con la rosa un nuevo pétalo oscuro, rojo, sangriento, pero radiante. Debí pedir perdón antes de atreverme a mirarte quitándome el velo de la injusta parcialidad sentimental e incongruente.

Sinérgicamente inexistente. La unidad separada en dos ramas subiendo al tiempo que se despiden, en el sol, radiantes y luminosos, como gotas alimentando inversamente el tallo que alimentó en tiempos lejanos las luces de una sonrisa, de una mirada, de una caricia. Injusta, todo está mejor. Injusta, carente de voluntad. Todo sale a veces mal.

1+1 = 1