Metas 2012

Comienza un nuevo año. Algunas cosas han ido cambiando más que otras (qué noticia!) y lo cierto es que a fin de irme ordenando en base a mis metas es que decido crear este post, bastante (anti)personal, como una forma de imponerme algo de lo cual quede constancia no solo evidenciada ante mi, sino que me permita establecer plazos que deba cumplir sí o sí.

A lo que voy. Mis metas para este 2012 se orientan a diversos temas. Sin embargo, las más tangibles las listo a continuación (incluyendo la dificultad, en una escala del 1 al 5, y el plazo máximo en que deberá ser alcanzado):

  • Obtener la certificación PMP. Esta certificación se me hace muy necesaria porque un tiempo estuve muy empeñoso y la auditoría me retrasó un poco, pero aprendí también mucho. (Dificultad: 3. Plazo máximo: Junio)
  • Presentar la tesis y titularme. Este sí es un reto importante, espero poder cumplir al menos con tener lista mi tesis de Ingeniería de Sistemas y no seguir aplazando más este tema. (Dificultad: 5. Plazo máximo: Noviembre)
  • Aumentar mi sueldo en un 75%. Esta sí es complicada, ya que no depende enteramente de mi sino también de mi centro de trabajo, aunque en base a mi desempeño, pero también otros factores. (Dificultad: 3. Plazo Máximo: Diciembre)
  • Ascender al menos dos rangos. En el trabajo de momento soy Consultor Junior, osea, un cachimbo de 5ta categoría, la idea es subir un par de niveles, a Consultor y luego a Consultor Semi-Senior. (Dificultad: 4, Plazo Máximo: Noviembre)
  • Publicar al menos 360 artículos. He dejado muy de lado mi blog de Tecnología, así que la idea de esta meta es establecer una cantidad que suponga una frecuencia de publicación de al menos un artículo por día. (Dificultad: 4. Plazo Máximo: Constante hasta diciembre)
  • Ahorrar 200 anti-coins. Dado que no pondría cifras aquí, la idea es proponerme ahorrar un mínimo de 20 anti-coins por mes. Nada de cifras que no pueda cumplir, pero es momento de ser más estrictos con mi nivel de gastos. Esto será difícil (Dificultad: 4. Plazo Máximo: Constante hasta diciembre)
  • Leer Tips HBR 3 veces/semana. El blog de Harvard Business Review tiene muy interesantes tips de Gestión. Ya instalé la app en mi iPhone y espero poder revisarlo al menos 3 veces por semana, sino todos los días. (Dificultad: 1, Plazo Máximo: Constante hasta diciembre)
  • Bajar a 17% mi porcentaje de grasa. El año pasado logré bajar de peso alrededor de 20 kilos luego de un sobrepeso muy perjudicial. Sin embargo mi % de grasa aún es de 20%, la meta es bajarlo a 17% antes de Navidad. Esto implica comer sano y hacer ejercicio (Dificultad: 2. Plazo Máximo: Noviembre)

Esto ayudará a que tenga mis metas en perspectiva. Tal vez luego me haga un Excel con un to-do list de las cosas que debo ir avanzando, a fin de ponerme el mes del plazo final a querer cumplir con todo, especialmente lo que implica actividades constantes hasta fin de año. Sumarizando tengo lo siguiente:

  1. Metas muy difíciles: 1
  2. Metas difíciles: 3
  3. Metas neutrales: 2
  4. Metas simples: 1
  5. Metas fáciles:1

Espero que Uds. también se propongan metas para este año, así todos vemos al final cómo nos fue. Ojalá no nos excusemos como bien lo demuestra el siguiente diagrama de Cinismo Ilustrado.

Lo que vi en el cine hasta el 03 de noviembre

Puede que esté solo o acompañado, aunque prefiero que sea esto último, pero si hay una afición que tengo muy latente en mi, afición que comencé junto a una amiga, es la de ir a los cines. Hace poco estuve yendo mucho, necesitaba distraerme y desquitarme del que no lo haya estado haciendo con la frecuencia que quisiera.

Aquí les dejo algunas impresiones de lo último que vi:

8 Minutos antes de morir (Recomendada)

No es LA película pero la trama propone algo distinto a lo que vamos viendo últimamente en el cine, es decir: pura basura y tramas repetidas. Aunque deja algunos vacíos y genere confusiones a algunos hasta pasada la mitad de la misma, tal vez para mantener el suspenso, es una película que recomendaría ver tranquilo y comiendo canchita en el cine. Acompañado mejor.

Las Malas intenciones (Pésima)

Horrible. Aunque algunos quieran verle más el fondo de lo complejo y apreciable de esta película que confabula una realidad histórica a la par en Lima mientras la personaje principal lucha con sus fantasmas e ilusiones sin ser buena ni mala, es una película que no recomendaría ver, demasiado difusa y que te deja con la sensación de haber pagado tu entrada por las puras.

Detrás de las paredes (Recomendada)

Aunque con trama un tanto predecible que se anda explotando mucho últimamente, es una película que te deja pensando un poco en alguno detalles que pueden estarse escapándote. La ves y no dejas de recordar películas similares como “Isla Siniestra”, aunque con algunos matices distintos al añadirle fantasmas, un poco de drama y hasta acción. Recomiendo verla en el cine y acompañado.

Actividad Paranormal 3 (Regular)

Fui a ver esta película por recomendación de un amigo y terminó decepcionándome. Se trata del clásico tipo de películas que solamente logra sobresaltar usando el efecto de sonidos fuertes y violentos cambios de imagen o de cuadro. No logra mantener ninguna clase de suspenso, aunque tiene una trama un poco más armada que sus antecesoras. Hasta parece comedia por ratos.

Los Tres Mosqueteros (Recomendada)

Una película con gran cantidad de efectos, un ligero toque de drama, mucha acción de la edad media y trajes majestuosos. Es medianamente predecible y con ligeros toques de humor bien trabajado que matizan la película dándole el toque interesante. Si quieren centrarse en la película, recomendable es ir solo, caso contrario igual se puede disfrutar pues no resulta compleja para nada.

El Guachimán (Pésima)

Salvo el hecho que es capaz de sacarte un par de sonrisas, las escenas de supuesto humor no están bien actuadas y algunas han sido llevadas al extremo de lo ridículo. Rescatable es el hecho que al menos no es la típica película peruana donde solo hay groserías, pero sí hay un ligero contenido sexual y para adultos, por lo que recomiendo no ir con compañía ni sin ella. Véanla en su casa si tienen curiosidad.

Contagio (Regular)

Esta película pudo trabajarse mejor. La trama está muy bien armada pero no ha sido ordenada para nada, se dejan muchas cosas al aire y el nudo es demasiado prolongado con un final que no me termina de convencer, y no soy el único. Esperaba un poco más, pero de todas maneras no está mal verla para pasar el rato, aunque no se trate de nada fuera del otro mundo ni una temática nueva.

Condenado a añadir comentarios a la defensiva

Siempre recordaré la frase de un viejo amigo de varios años, desde la academia hasta la universidad. Esta era algo como: “No lo tomes a mal pero es increíble la facilidad que tienes para hacer sentir mal a las personas con tus comentarios. Descuida, sé que son sin querer.” Queriendo o no, lo que sé es que muchas de las cosas que digo siempre son tomadas no muy a bien, por no decir que enteramente a mal, esto me ha llevado siempre tener que añadir comentarios a la defensiva para aclarar cualquier interpretación inadecuada de lo que dije.

¿A qué viene todo esto? El día de hoy estaba conversando con una amiga que me presentó a sus dos compadres, esposo y esposa. Al señor, joven aún pero con 2 hijos, ya conocía de hace varios años atrás, y creo que no me recordaba pues era tiempo sin vernos, años… y en ese entonces tenía un sobrepeso bastante notorio, sin mencionar el hecho que nos habíamos visto solo un par de veces por un par de minutos. Pues bien, el señor me saludó y añadió el comentario: “Un gusto conocerte.” Yo me reí diciendo: “¿Un gusto? Pero si ya nos conocemos. No me recuerda creo.” Será que hablé lo último muy bajo o ni idea… lo último que me acabo de enterar es que él y su esposa me toman por un malcriado porque mi comentario ha sido tomado en tono irónico, sarcástico y faltoso, además de burlón, por el hecho de creer que no considero un gusto el tener esa persona al frente.

Lo más curioso es que notaba por parte de la esposa bastante reticencia hacia mi persona, además de incomodidad. No sé si será una cuestión de “sangre pesada”, como decía mi mamá, pero lo que sí sé es que sentí por su parte mucho rechazo que no ocultó en lo más mínimo, pues al despedirse, a diferencia del joven que me dio nuevamente la mano, esta vez ya no lo hizo con un beso sino solo un saludo con la mano alejándose.

Lo triste es que no es la primera vez que me pasa algo así, tal vez soy muy impulsivo o demasiado… no sé. Siempre termino en una situación similar y a veces ni siquiera noto lo malo que se puede tomar mi comentario. Una y otra y otra vez me equivoco, y seguirá pasando. Mis amigos me conocen y saben cómo soy y cómo interpretar mis comentarios, por lo que no hay problema allí. El problema radica en que al conocer nuevas personas, siempre tiendo a veces a tener este tipo de dificultades. Pensaré más las cosas antes de decirlas, aunque siento que cuando me callo algo o no lo digo a mi manera soy menos yo y dejo de ser parte de en lo que creo, solamente por intentar ser amable, o no agresivo.

Por otro lado, a veces me da ganas de mandarlos al diablo, pero ya mis terapias de comportamiento me han ayudado a ser menos agresivo socialmente, y yo me considero hasta respetuoso. Tampoco quiero dejar mal a quienes me presentan nuevas personas, tampoco quiero ser visto como un malcriado… pero me jode que se tome siempre a mal lo que digo y no se tomen la molestia de decirme las cosas en mi cara para al menos darme cuenta de mi error, pedir disculpas y aclarar la stuación. Lástima…

Actualización al 13 de septiembre del 2011

Es casi 14 de septiembre porque la medianoche está cerca. Hacía mucho tiempo que no escribía. De hecho, dudo que alguien me lea, pero aún así me gusta leerme después de tiempo. Me gusta verme cometiendo todas las faltas ortográficas que siempre critico al escribir.

Es casi quincena de septiembre y mi vida ha cambiado un poco mucho desde que dejé de escribir, hace más de 6 meses. Publiqué por allí un videito hace poco pero no me animaba a ser yo de nuevo cuando escribía estas líneas. Sin duda alguna, es increíble ver como todo puede variar mucho y mantenerse allí al mismo tiempo, una especie de helicoidal plana.

A ver… por dónde comenzar. Comenzando porque volví a encontrarme con gente que mucho tiempo no veía, conseguí trabajo, y dejé de trabajar, me estafaron, viajé a Brasil, me certifiqué en Oracle, perdí un concurso de blogs (para variar), Google me destruyó el blog, comencé a jugar tenis, etc. Cosas buenas, otras no tantas, pero en balance gracias a Dios, a partir de agosto, de la primera semana de agosto, las cosas comenzaron a ir mejor.

Ha pasado tiempo y extrañaba poder escribir públicamente muchas cosas que antes solo me atrevía a parcializarlas. Tal vez no llegue a ser explícito o detallado, por el tiempo y esfuerzo que conllevaría, pero tengan por seguro que si leen esto, probablemente llegará el momento en que tendrán más. He tenido momentos tristes, muy tristes, pero también últimamente he logrado de nuevo vivir momentos muy felices. ¿Para siempre? Lo dudo. Como alguien me dijo una vez por allí “vive el momento y no te preocupes de los demás”. Aunque les parezca una visión un tanto sesgada, y sin el mayor reparo de prevención a futuro, es muy cierta. A aprender del pasado, dejarle el camino limpio al futuro y vivir el momento, que por algo se llama presente, porque es un regalo.