Tag Archives: personajes

Políticamente incorrectos: Destinados al mal menor

El día de mañana, domingo 03 de octubre del 2010, son los comicios electorales en la ciudad de Lima (y en otros departamentos al interior del país). Se trata de una “fiesta democrática”, o alguna tontería similar, donde millones de peruanos se lanzan a las urnas a votar por el candidato de su preferencia, aunque sea muchas veces el mal menor.

No son pocas las veces que se llega a lo mismo. Realmente la gente jamás se encuentra convencida por un candidato (o candidata) de manera completa. Esta vez el ambiente electoral se ha visto empañado por los clásicos trapitos sucios, sobre todo para la alcaldía de Lima. Tenemos a un alcalde cuyo hermano, y el mismo, fue relacionado a una mafia organizada del gobierno vinculado con un ex-presidente corrupto y asesino. Al final este curioso postulante terminó siendo desplazado por una tacha que le interpusieron por no haber vivido en Lima el tiempo mínimo para poder postular a esta comuna ¿qué partido político habrá estado detrás? Ni idea. Al final terminó postulando a una tía actriz que madera de alcaldesa tenía muy poco. Terminó renunciando y entrando su teniente alcalde, que no llegará al 5% según las encuestas.

¿Qué más? Tenemos a un abuelo religioso que no ve con muy buenos ojos a los gays, por lo que de momento habrán varios miles de votos, si es que no millones, que se le irán. Es bastante conservador, sin llegar a ser lo suficientemente radical o de izquierda como la otra postulante a la alcaldía, aka Susy, que ha sido víctima -y tal vez sí aplique el término- de una campaña sistemática por parte de un diario que solía leer. Ha sido tan asquerosa la campaña contra esta señora que hasta ganas de votar por ella me han dado. Sin embargo, el hecho de ser partidaria de la legalización de las drogas, amnistía a varios terroristas y estar vinculada a grupos radicales dizque reformados, entre otras hierbas, hace que se me quiten las ganas.

Su más cercana contendora es una ahora no tan rechoncha señora, ex-postulante a la presidencia de la República, cuyos audios telefónicos fueron intervenidos -el término de moda es en realidad “chuponeados”- por quién sabe quién. El hecho es que en estos audios la tía terminaba mandando todo al diablo, en verdad dijo “al poto”, incluyendo la alcaldía. ¿La razón? Las últimas encuestas no la favorecían del todo. Es más, la señora con su asesor estaban acordando el visitar a la compañía de estadísticas para “mover un poco las cifras” a favor de la susodicha, a fin de no empañar la gran campaña que tenían desplazada, con cantante popular chicha, Tongo, incluido.

El resto de candidatos se reparten un 10% bastante triste, incluyendo votos en blanco y viciados creo. Al final tenemos a Hulk, el helicóptero, Frito Lay, tía Poto, tía roja, huevo duro, etc.

Lo peor es que encima me mandan votar a un lugar de mierda bastante lejano de mi hogar, no sé por qué, al cual no sé ni llegar (o sabiendo, siempre me olvido) y mucho menos a tiempo. Sigo dudando en torno a mi voto, los planes no me convencen del todo, aunque sé que muchos votan/remos sin haberlos revisado siquiera superficialmente. ¿Carisma? A tirar los dados de nuevo para la alcaldía. Favoritas: las tías.

Randy Pausch: La última lección

Imagina que te anuncian que en breve morirás y debes dictar, sin ser profesor, la mejor clase de tu vida, resumiendo, desde tu perspectiva, cómo se debe vivir, qué es lo que realmente importa. ¿Dinero? El dinero no compra suficiente salud como para evitar la muerte.

En esta charla, Randy Pausch, diagnosticado con un cáncer terminal que le da, se dirige a un grupo de 400 estudiantes, en septiembre de 2007, donde da sus apreciaciones de vida, sus tips de cómo vivir. Si bien muchos de nosotros tenemos presentes muchas de estas cosas, a veces las olvidamos o no las queremos ver (y hago un mea culpa con esto).

Randy, murió menos de 1 año después (el 25 de julio de 2008), pero nos muestra que aún, por más adultos que seamos, no dejamos de aprender, no dejamos de escuchar o de leer consejos. Gracias, Randy, tu experiencia de vida ayudará a muchos, tu humor y esas ganas de vivir, sin dejarse arrasar por la tristeza o el desánimo, son dignos de admiración. Vean el video.

Ya sé mi futuro

O al menos el de mi enamorada. Resulta que hoy hablando con mi enamorada por teléfono celular (ella desde un bus interprovincial), que por cierto acaba de regresarse hace unas horas a su ciudad a estudiar (y de donde es oriunda), me comenta que quiso decirme algo pero por el temor de no saber cómo reaccionaría o lo tomaría no me lo contó.

El día sábado 22 de agosto, antes de ayer, fue a una fiesta de la mujer de su tío (ex-esposo de la tía en casa de la cual ella se encontraba hospedada), a la cual no asistí porque tenía otro compromiso familiar – bautizo de una primita con toda la familiar de por medio, incluyendo viajes especiales para el evento -.

Ese día, me cuenta ella, llegó algo temprano a la reunión (a la cual llegaron a asistir menos invitados de los que se habían considerado) y se encontraba un solo invitado en la sala, de apellido Souza. Ella lo describe como un personaje que le infundía miedo, y de aspecto oriundo de las serranías del Perú (aunque el término que uso en una frase fue “parecía un INCA o algo así” xD).

Al parecer el señor se presentó como un vidente que había incluso seguido estudios en el exterior. El hombre, luego de besar repetidamente las manos de mi señorita enamorada (acto que siguió repitiendo cada vez que pudo), le comentó algunas cosas sobre su futuro (“Yo ni se lo había preguntado”, me dijo ella).

Entre las perlas que el “maestro vidente” pronosticó se encontraba el hecho que ella y yo no seguiremos juntos. -”Encontrarás alguien mejor, el hombre con el que estás no es para ti”. Que sea o no para ella pues es algo discutible. El señor refirió que era alguien muy problemático, refiriéndose a mi (y parece que me conoce, lo soy), que alguien mejor llegaría luego.

La curiosidad de mi enamorada despertó y le hizo preguntar el dentro de cuánto tiempo ella se daría cuenta de ello. Él le respondió que eso dependería de ella (?). El señor prosiguió contándole que cuide mucho su fertilidad, que solo tendría un hijo porque no podría llegar a tener más y que, si bien ella era fértil, el hombre con el que estaba no.

Continue reading

Me joden los bancos

Es que en realidad me joden de sobremanera, hoy después de tiempo fui nuevamente al banco y me encontré con algunos otros personajes, como también los tiene la playa, aquellos que, de una u otra manera, contribuyen a que intente mantenerme alejado de esos lugares.

Hoy me tocó ir nuevamente la banco (el lunes 5 de enero ya había ido, pero al BCP, debido a que tenía que aperturarme una cuenta para que allí depositen mis pagos de la ONP, donde me encuentro trabajando en el área de Sistemas), más específicamente al Scotia Bank.

Llego y me encuentro con el infaltable guachi sireador en la puerta, aquel personaje encargado de la seguridad del recinto, pero que su labor se encuentra básicamente centrada en ordenar la cola de entrada al mismo e intentar hacer uso de garbo peruano y callejero para seducir a cuanta chica, con pocos trapos encima, se le cruce.

Llegué a eso de las 9:45 am, dado que era (de hecho ya es domingo mientras escribo esto) sábado y debía llegar más o menos temprano puesto que las oficinas atienden solo hasta el mediodía (por lo general, en la mayoría de locales). A pesar que no era muy tarde ya habían unas 15 personas en la cola fuera del banco y unas 23 dentro del mismo.

En la cola al poco rato después de mi llegada, me sucedió una señora, bastante impaciente, exacto, no se confundieron, se trata de la clásica tía desesperada. Este personaje que suele tener indistintamente forma de hombre o de mujer (en algunos casos, de ambos … al mismo tiempo) se caracteriza por mirar su celular (no suelen llevar reloj) cada minuto y dar vueltas sobre su mismo lugar en la cola, sentarse en donde pueda y mirar delante suyo la cola a ver por qué no avanza. El hecho es que a pesar que dejaba solo un espacio de 60 centímetros entre la persona delante mío y yo, la señora no dejaba de decir: ‘joven avance’ … Evidentementer yo no soy de aguantar pulgas de manera que no me moví, que no joda, si quiere salir rápido que se levante más temprano (similar al letrerito de las unidades de transporte público, donde se lee un popular sticker ‘si salió tarde no es culpa del chofer’).

Continue reading

No me gusta la playa o al menos aquellos que van

Se acerca el verano con el sol y la playa, la arena, las olas, chicas en bikini, helados … tías gordas comiendo en la arena y dejando sus residuos, tíos gordos (probablemente sus maridos) tomando sus cervezas y luego tirándose al mar mismo David Hasselhoff (ése, el de BayWatch y el Auto Fantástico), bricheros dizque tatuadores, ceviche en bolsa a un nuevo sol, etc.

¿Por qué tan negativo?¿Traumas de niño? Ni idea, tal vez en el fondo sienta celos de no saber nadar, aunque de todas maneras esa es sólo una de las razones por las que me molesta la playa.

Otra razón es porque mi capital ($_$) sólo me alcanza para ir a las playas de pueblo, y no a esas fichonas -de gente de más recursos- del sur, por lo que al llegar son pocas las ocasiones en las que me he encontrado con uno que otro tubillo decente (osea, buenos cuerpos femeninos que admirar). Por lo general solo veo tías gordas en hilo dental o un trajecito diminuto que me incita al vómito luego de removerme el estómago, además claro de quitarme las erecciones por al menos un mes; Justamente por eso evito también ir yo (quien no tengo un cuerpo ni siquiera pasable), evitando causarle a otros la molestia que siento cuando yo me encuentro en el lugar de espectador.

Otra razón (por la cual no me gusta la playa) es porque luego me jode estar con la espalda (u otra parte de mi cuerpo) ardiéndome (ni con bloqueador evito eso) y tener que dormir boca abajo por varias noches, además que la arena en los pies y en el boxer (o truza) me causa demasiada molestia y de seguro a mis amigas también xD.

Otra razón es porque, como ya dije, no sé nadar y creo que ya estoy algo viejo para comenzar (se, se, “nunca es tarde para aprender”, bla bla, may). Sí, sé que si mi avión se cae al mar no viviré (si no tengo puesto un salvavidas), que me ahogaría en una piscina de 2 metros de altura y demás eventos similares.

Continue reading